Las Cantineras del Ejército chileno
El rol de la mujer en la guerra 

LAS CANTINERAS

Normalmente la historiografía militar sólo tiene espacio para los soldados, mientras que para las mujeres destacadas no hay ni un lugar. Sin embargo, lo anterior no es sinónimo de que madres y esposas no sean un elemento fundamental dentro de un conflicto bélico.

En el caso de Chile, las mujeres fueron un elemento de inspiración patriota y nacionalista cuando se entra en guerra con los vecinos países de Perú y Bolivia.

Desde un comienzo se destacaron con su entusiasmo y activa participación, ya sea desde sus hogares o en el frente de batalla. Estas últimas fueron las poco conocidas cantineras, quienes acompañaron a los militares en labores "domésticas" y, en otras ocasiones, en el enfrentamiento mismo.

Quienes eran las cantineras?

La cantinera es vista como un personaje pintoresco y clásico de la contienda, la cual desempeñó un desconocido, pero muy importante labor sanitaria y humanitaria.

Ellas eran parte del ejército y estaban autorizadas oficialmente por el gobierno chileno para cumplir esa misión. La cantidad de ellas era variable, pero normalmente iban de una a cuatro por batallón. De preferencia eran solteras y probadas buenas costumbres.

Si bien ellas acompañaban al ejército animadas por un fuerte espíritu de servicio, también habían objetivos superiores a ello, como lo es el inmenso amor a la patria.

Si hablamos de la procedencia de éstas, normalmente se sitúan en el estrato medio-bajo y bajo.

En su mayoría estaban radicadas en los centros urbanos, tales como Santiago y Valparaíso.

En tiempos pasados, cuando el ejército chileno no contaba con logística, identidad y con servicios como los actuales, el rol que desempeñaba la cantinera era fundamental. Esto significa que las cantineras tuvieron un rol de gran importancia para el ejército.

La primera mujer chilena que figura en las listas de cantineras, fue la Sargento Candelaria Pérez, quien fue una famosa heroína de la Guerra contra la Confederación Perú- Boliviana (1837).

De esta manera, el mayor mérito de la Sargento Candelaria consistió en haber iniciado la tradición, así cuando se declaró la Guerra del Pacífico, fue común que las mujeres partieran al norte y se les llamara cantineras.

Es así como mujeres cómo Irene Morales( en la foto) fueron las mujeres valientes que acompañaron y ayudaron en el ejército chileno:

"Hizo derroche de coraje y terminado cada combate, se entregaba a la tarea de cantinera; abnegada y tierna, curaba a los heridos y enfermos y les servía, a veces, un rancho improvisado.

Al año siguiente, el General en Jefe, Manuel Baquedano, supo de sus hazañas. La mandó llamar y la autorizó oficialmente para que vistiera el uniforme de cantinera y a la vez le otorgó el grado de Sargento".

El nombre cantinera proviene de cantina, la cual es una acepción de significación más amplia en el léxico militar que implica desde una pequeña tienda de comestibles, como la de tener siempre a disposición del soldado enfermo una alimentación especial o incluso prestar ayuda a los más diversos problemas que el soldado enfrentaba.

La Cantinera  era la mujer autorizada oficialmente por el Gobierno de Chile para marchar junto a su regimiento. Ella debía vestir el uniforme y los distintivos de su batallón portando una cantina.

Para ocupar el puesto de cantinera en algún regimiento tenia que solicitar permiso al regimiento, el que aceptaba solo cierto numero de postulantes. Si su solicitud no era aceptada, la postulante debía dirigirse al Comandante del Regimiento, quien determinaba su aceptación o rechazo.

Sus labores eran de enfermera, labores domesticas, humanitarias y sanitarias, estaban también a cargo de los polvorines.

Pero ellas fueron mas que eso, muchas acompañaron a sus esposos, hijos y amores a las batallas, peleando codo a codo con los soldados de su compañía.


CANDELARIA PÉREZ

Nace el la Chimba ( Santiago ) en el año 1810 y fallece el 28 de marzo de 1870, mas conocida como la Sargento Candelaria ( Primera mujer de las fuerzas militares chilenas )

Se desempeño como empleada domestica, de una familia de Holandesa. Con sus patrones se traslado al Perú específicamente al puerto del Callao, ella contaba con 22 años, mas tarde se independizo y abrió una cocinería que le llamo "Fonda de la Chilena ", su especialidad era el pescado frito.

Esta cantinera participo en la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana.

Con la llegada del Ejército Unido Restaurador, a la cabeza de Manuel Baquedano, después del combate de Portada de Guías el 21 de agosto de 1838, se enrola en el Ejército de Chile, en el regimiento Carampagne a la edad de 29 años.

Como cantinera participo activamente en el combate del cerro Pan de Azúcar en la Batalla de Yungay, el 20 de enero de 1839, donde obtuvo el grado de sargento, por su valor en las batallas.

Volviendo a Chile en el año 1840, fue recibida con honores y recibió el grado de Alférez, con una pensión vitalicia de 17 pesos mensuales, que no le alcanzaban para sus gastos.

Fallece en Santiago el día 28 de marzo de 1870 olvidada de su pueblo, solo asistieron cinco personas a su sepelio.


MARÍA QUITERIA RAMÍREZ

Cantinera María Quiteria Ramírez nacida en Illapel. En el mes de octubre de 1879 se embarco para Antofagasta, siendo entrevistada por el Comandante Eleuterio Ramírez el día 14 de Octubre y aceptada como la primera cantinera del Regimiento 2º de Linea. Estuvo en la toma de Pisagua, después marcho al campamento de Dolores y posteriormente combatió las fuerzas peruanas en la batalla de Tarapaca, donde cae prisionera con algunos de sus compañeros.

Hizo a pie la travesía de Tarapaca a Arica prisionera del General Buendía, la toma de Arica por los soldados chilenos le dio la libertad, volviendo a incorporarse al Segundo de Linea.

Se embarco en Pisco para la expedición a Lima y de ahí hizo la travesía por tierra al Valle de Lurín, combatió en Chorrillos y en la sangrienta jornada de Miraflores, entrando a Lima con el ejército vencedor.

Regreso a Chile con parte del ejercito el día 14 de marzo de 1881, con su salud un poco quebrantada por las fatigas y las largas caminatas con el ejército chileno, tuvo muy enferma del hígado y con una fiebre espantosa pero pudo recuperarse.

Conoció a un minero del batallón de infantería Tamaya, del cual se enamoro y al termino de la guerra decidió irse a vivir con el a Ovalle. Falleció el 2 de noviembre de 1929.

Sus restos descansan en el mausoleo de veteranos del 79 en la ciudad de Ovalle.


IRENE MORALES INFANTE

Nació en la Chimba, Santiago el 1 de abril de 1865 y falleció en Santiago el 25 de agosto de 1890.

Hija de Ventura Morales y Marta Infante, al morir su padre se traslado junto a su madre a Valparaíso. Allí aprendió el oficio de costurera. En el año 1877, su madre la da en matrimonio a la edad de 12 años con un hombre mayor, que murió antes de cumplir un año de casados. Esta perdida, junto con la muerte de su madre, la motivo a viajar a Antofagasta, vendió su maquina de coser y saco un pasaje en tercera clase con rumbo a Antofagasta.

En Antofagasta, contrajo matrimonio con Santiago Pizarro, quien fue fusilado por asesinar a un soldado boliviano en una taberna en una riña. La viuda encontró el cadáver abandonado junto a la vía férrea y juro vengarse de alguna manera. ( No olvidemos que Antofagasta en ese tiempo era territorio boliviano).

El día 14 de febrero de 1879 , durante la Guerra del Pacifico, las tropas chilenas llegan a la ciudad de Antofagasta. Irene se intento reclutar en el ejército disfrazada de hombre, siendo descubierta y enviada como enfermera al Regimiento Tercero de Linea.

Participo con fusil en mano en el desembarco de Pisagua, en el combate de Dolores y de Tacna, Chorrillos, Arica y Miraflores para una vez terminada la batalla, preocuparse de la atención de los enfermos.

El General Manuel Baquedano, al oír la labor de Irene Morales, la autorizo oficialmente para que vistiera el uniforme de cantinera y al mismo tiempo le otorgo el grado de sargento.

Después de la guerra retorno a Santiago, estuvo en la inauguración del monumento al roto chileno en la la Plaza Yungay, falleciendo dos años después el 25 de agosto de 1890 en el anonimato en un hospital.

Sus restos descansan en una tumba en el Cementerio General.


JUANA ALCAINO IBARRA

Cantinera quien por amor siguió a su marido a la guerra del pacifico vestida de hombre, para enlistarse en el contingente del ejército chileno en el Regimiento Cívico de Talca, combatiendo en las batallas de Chorrillos y Miraflores, falleciendo olvidada e indigente en San Bernardo el 19 de junio de 1930.


FILOMENA VALENZUELA GOYENECHEA

Nace en la ciudad de Copiapó en el año 1848, de familia acomodada, su esposo era el director de la banda del Batallon Atacama, al cual se incorporo como cantinera. Participo en la toma de Pisagua el día 2 de noviembre de 1879, y posteriormente en la batalla de Dolores el 19 del mismo mes. En la expedición de Moquehua, obtuvo el rango de subteniente por su arrojo en el escalamiento del cerro Los Ángeles el día 22 de marzo de 1880. Prosiguió su campaña del desierto y participa en la toma de Tacna y Miraflores en el año 1881.

Terminada la guerra reside en el puerto donde ingresa a la compañía de Teatro de Novedades aprovechando sus condiciones de cantante y recitadora. Mas tarde se radica en Cavancha (Iquique) y funda una casa de canto llamada " Glorias de Chile ".

Fallece de una aneurisma cerebral, sepultada el 29 de octubre de 1924 en el Mausoleo Sociedad Veteranos de 1879. Cementerio Nº1 de Iquique.


JUANA LOPEZ

Esta cantinera nació en Valparaíso en el año de 1845 y falleció en 1904 en Santiago.

Cuando estallo la guerra contra Perú y Bolivia, Juana junto a su marido Manuel Saavedra y sus tres hijos varones se enrolo en el 2º Regimiento Movilizado Valparaíso, mientras que su esposo e hijos se ubicaron en otras unidades del ejército.

Su esposo y dos de sus hijos fallecieron en la Batalla de Dolores, y su otro hijo murió en la expedición de Lynch en la campaña contra Cáceres y sus montoneros.

Juana Lopez participo en las acciones de Antofagasta, Pisagua, San Francisco, Tacna, Chorrillos y Miraflores, entro victoriosa a Lima con el ejército vencedor y llevando en su mano una espada de un oficial enemigo.

Esta cantinera perdió a toda su familia en la guerra pero el destino le dio una sorpresa, cinco días antes de la batalla de San Juan, camino a Lima, dio a luz a un hijo.

Volvió a su país cargada de honores y medallas.

Recibió una pensión misera de 15 pesos, sus antiguos jefes y compañeros la visitaban para socorrerla para paliar su exigua pensión, que solo le alcanzaba para pagar un arriendo de dos miseros cuartos.

Una hija llamada Ceferina Vargas, la cuido en sus enfermedades hasta la muerte, falleciendo el 26 de enero de 1904 en el Hospital San Vicente de Paúl, llevándola al cementerio General.

Nadie del ejército se izo presente en su funeral, años después en 1910 se realizó en el cementerio General un acto patriótico para reparar este olvido e ingratitud.


JOSEFA DEL CARMEN HERRERA

Cantinera del Cuarto de Linea con sus medallas recibidas durante la guerra.


SUSANA MONTENEGRO

Esta cantinera fue tomada prisionera en la batalla de Tarapaca y muerta por empalamiento con bayoneta.



María Flor Cádiz de Rivera (1842-1933) 


LEONOR SOLAR y ROSA RAMÍREZ

Esta cantinera estaba casada con sargento del 2º de Linea a quien acompaño como inseparable compañera en la guerra, sus camaradas la bautizaron la " Leona " , su marido fallece en la batalla de Tarapaca, fallece quemada en la misma batalla, junto a su compañera Rosa Ramírez.

CARMEN VILCHES

Cantinera del Batallón de Mineros de Atacama, lucho en la toma del Fuerte Los Ángeles Clavo sus bombachas rojas en una lanza y trepo adelante de su regimiento, mermados por un enfrentamiento agotador, alentó para que llegasen con ella a la cima, la batalla se gano y no fue una bandera la que se clavo en lo alto, sino las bombachas de color rojo de su uniforme.

MERCEDES DEBÍA

Se enrolo en el Batallón Movilizado Bulnes y peleo bravamente en Dolores, Pisagua, Los Ángeles, Tacna, Arica, Chorrillos y Miraflores.

MANUELA PEÑA

Ella se alista como cantinera y su hijo de 14 años se ceñía el tambor.

Las cantineras de la 4ª y 6ª compañía Chacabuco que fueron inmoladas en la batalla de la Concepción junto a los 77 valientes que dieron sus vidas por Chile.

Una de ellas estaba con su hijo de 5 años y otra estaba embarazada, dando a luz en el fragor de la lucha, todas fueron destrozadas al igual que los niños, por mas de 300 fusileros y 1.500 montoneros armados de lanzas.

DOLORES RODRÍGUEZ 

Cantinera de los Zapadores, oriunda de Caleu, era esposa de uno de los soldados que participo en la batalla de Tarapaca, acompañándolo a la guerra, al quedar viuda tomo el fusil y lucho hasta quedar herida en una pierna, rompió una de sus enaguas para poder vendarse con sus propias manos, siendo esta una de las más resistentes en la marcha hasta llegar a Agua Santa.

Se le concede el grado de Sargento por su valentía y arrojo.

MATEA SILVA VDA. DE GUTIERREZ

Cantinera del Regimiento Atacama, falleció el 28 de abril de 1928.


ROSA GONZÁLEZ


JUANA SOTO


MARIA LA CHICA


LEONOR GONZÁLEZ


CARMEN CABELLO


CLARA CASADOS


ELOISA POPPE


No todas pudieron ir a la guerra las que quedaron en casa, también participaron en la contienda dedicándose a confeccionar vendas para los heridos en combate, fueron enfermeras en los hospitales, confeccionaron uniformes en los talleres, realizaron rifas y conciertos para reunir fondos para la guerra. Se formaros muchos comités para poder acoger a los heridos y enfermos, aquí se destacan mujeres conocidas por su generosidad como Elvira Sarratea Herrera de Ramos ( Enfermera ) creadora de varios Hospitales de Sangre y coopero activamente con la Cruz Roja durante la guerra, Juana Ross de Edwards y la Sra. Isidora Goyenechea de Cousiño, esta ultima sediento el vapor Matías Cousiño a la Armada de Chile, siendo este devuelto al terminar la guerra.

Estas son algunas de las valientes Cantineras que pelearon en la guerra, pero fueron muchas más las que tuvieron ahí defendiendo su país, muchas de ellas perdieron a sus esposos e hijos en las batallas, pero siguieron adelante defendiendo su patria.